Durante la mañana del miércoles 25 de septiembre en el mismo obispado de Iquique, se celebró la sesión de apertura del tribunal diocesano que investigará un probable milagro sucedido en la diócesis de Iquique.

El tribunal se constituyó con el obispo, Guillermo Vera, quien delegó a fray Juan Rovegno Suárez como juez, al sacerdote Franklin Luza Zañartu como promotor de justicia y notario canciller, a Doris De Ferrari Mir, como notaria actuaria, y a Gonzalo Rojas como médico perito. Además lo integra en colaboración el vicepostulador de la causa, Sergio Silva ss.cc. El provincial de los Sagrados Corazones, René Cabezón, también participó de la apertura, junto a Rafael Silva, laico coordinador del proceso de la canonización del padre Esteban.

Quien leyó el decreto Nº16 de 2019, fue Guillermo Fajardo, vicario general de la diócesis, donde se constituye formalmente esta instancia que deberá investigar a través de entrevistas tanto a médicos tratantes, como a familiares que pidieron la intercesión del padre Esteban para la sanación completa de su ser querido.

Durante la sesión, el obispo agradeció a quienes formarán parte de este tribunal, quienes “le van a dedicar todo el tiempo que para ello sea necesario y se requiera. Me alegro de poder contar con el padre Juan Rovegno que tiene mucha experiencia. Él sabe cómo hacerlo. Estamos contentos, y encomendamos este trabajo bajo la mirada de la Virgen María, nuestra señora del Carmen, tan querida en estas tierras. Que el ejemplo del padre Esteban nos motive a todos a ser más fieles discípulos de Jesucristo, el Señor”.

Por su parte, el juez delegado, el fraile Franciscano, Juan Rovegno, se manifestó contento de este nuevo desafío: “Esto es como las matemáticas. Debemos intentar saber si estamos frente a un hecho milagroso y para eso el perito médico será de gran ayuda”.

Previamente a la sesión de apertura del tribunal, Sergio Silva pudo exponer parte de la vida del padre Esteban a los casi 30 miembros del clero del obispado de Iquique, quienes terminaron entonando a capella, dos estrofas de la canción “La oración”, de autoría del Siervo de Dios.

Fuente: estebangumucio.cl